Era de esperar. Tras la guerra de precios en la que se habían embarcado Nintendo Gamecube y Microsoft Xbox, algo tenía que hacer Sony con su PlayStation. La decisión ya se ha tomado: rebajar el precio de PS2 en EE.UU. (100 Euros) y también el de PSOne, 50 dólares en EE.UU. y 40 Euros en Europa.
Lamentablemente, esta guerra de precios no afectará de lleno a Europa, donde la última consola de Sony se seguirá vendiendo al mismo precio: 299 Euros.

A lo que tampoco parece afectar esta guerra es al precio de los videojuegos. Los más de 60 Euros que suelen costar por término medio cada uno de los títulos de PS2, Gamecube o Xbox son uno de los mayores obstáculos para los adictos al mundillo de las consolas. Seguramente la plataforma que pueda ofrecer los precios más competitivos en este aspecto, tendrá mucho terreno ganado.

En lo que sí compiten (más bien competirán) fieramente las tres plataformas es en desarrollar el juego online. Sony prometío implementar el sistema en verano, Xbox también quiere incluir esta opción para el próximo año y ahora Gamecube anuncia que trabaja un plan para que su GameCube se pueda conectar a juegos a través de la red.

400.000 Gamecubes vendidas

Asimismo, Nintendo ha dado a conocer los resultados de su “cubo” en la semana de su lanzamiento europeo. Según los responsables de la firma japonesa un total de 400.000 consolas han sido adquiridas por los jugadores de toda Europa, lo que supone un 80% de las consolas que se han puesto a la venta en el lanzamiento.

La media de juegos adquiridos, siempre según los datos de Nintendo, para la Gamecube ha sido de 2,3 por jugador. Los títulos más vendidos han sido “Luigis Mansion” de Nintendo y “Star Wars Rogue Leader: Rogue Squadron II” de LucasArts.