Conclusiones sobre el video juego : Dissidia – Final Fantasy

Del mismo modo que Super Smash Bros. Brawl era un homenaje sublime a la historia de Nintendo, Dissidia : Final Fantasy se puede decir que es otro homenaje a su respectiva saga. Las músicas, personajes, ataques, escenarios están ahí, solo pudiendo reprochar la ausencia total de secundarios controlables, salvo sorpresa de última hora en forma de personaje desbloqueable. Ausencias que considero más o menos importantes són la de Seifer (FFVIII) o la de Seymour (FFX) por parte de los villanos y Auron o Kimahri (FFX) o Freija (FFIX), aunque cada uno añadirá a esa lista sus personajes más queridos.

Dissidia no es un juego de lucha al uso, ni tampoco un RPG puro. Tampoco podríamos decir que sea un action RPG, ya que, aunque se puede hacer cambios de equipo o de técnicas durante el combate, eso implicará tener que pausar el combate. Ciertamente, si hubiera que catalogar a Dissidia, sería como un juego de Lucha con toques RPG. Aún es pronto para valorarlo en su totalidad, ya que apenas he podido probar el uso de objetos, la tienda o incluso el modo historia, por motivos puramente de idioma, y nos hemos centrado en el sistema de batalla.

Controlar a Cloud para más de uno supondrá una experiencia casi orgásmica. Así que os podéis hacer a la idea de lo que supondrá para un fan de Final Fantasy, poder controlar un elenco de unos 20 personajes de 10 títulos distintos de la saga (un héroe y un villano por título), aunque no podemos descartar que haya algún que otro personaje sorpresa.